Web oficial da Maruxaina

ORIGEN DE LA FIESTA

Corría el año 1985, la Comisión de Fiestas en honra a la Virgen del Carmen, le sobraba dinero al finalizar unas buenas fiestas. Se reúne la Comisión, decidiendo que este se debía de emplear en la realización de una nueva fiesta. Después de pensarlo bien, preguntaron a la población que preferían celebrar, se acordaron de una vieja leyenda que viene transmitida desde nuestros antepasados, decidiendo escenificar la leyenda de la Maruxaina.

En aquel momento, la intención era hacer una fiesta donde los visitantes y el público en general se involucren y participen en ella como si formasen parte de un gran teatro que pretende dar vida a una preciosa leyenda escenificando la vida y las costumbres de nuestros antepasados, haciendo que el pueblo se sumerja por un día en el pasado y rememorar viejos recuerdos que aún perduran en nuestros ancianos.

En San Ciprián, con motivo de la implantación de una importante industria, Alumina-Aluminio, se vio invadido por gente de otras regiones de España e incluso extranjeros. La intención de los habitantes de este pueblo siempre fue la integración de esta gente en nuestras costumbres, respetando en todo momento los sentimientos de los que vienen de fuera.Al igual que muchos pueblos de Galicia, la gente de san Ciprián también tuvo que emigrar, por lo que sabemos muy bien lo que es estar lejos de nuestra tierra.

Teniendo en cuenta todas estas conjunciones, se intentó en todo momento que la fiesta fuese para todos, siendo primordial que los que acudieran un año a la Maruxaina, se sintieran parte de la fiesta, quedando enjaulados de tal manera que la leyenda de la Maruxaina fuese una realidad, siendo los turistas y los fiesteros los que se sintieran atraídos por la magia y los encantos de la Maruxaina.

Pasados ya veintitrés años, nos damos cuenta que las intenciones de los iniciadores de la fiesta se cumplieron abundantemente, viendo como disfrutan, grandes y pequeños, vecinos del pueblo, de la mariña, de cada rincón de España, y de alén dos mares.

Volver